Totalmente encadenados

Gracias a todos por estar ahí; a padres, alumnos, amigos, vecinos, comerciantes… por haber erigido la cadena (350 metros), y demostrar que hoy en día se puede protestar como lo estamos haciendo, con un comportamiento cívico, sereno y responsable. Dando una lección de respeto y demostrando que cualquier argumento que puedan utilizar contra nosotros carece de fundamento. Gracias a los medios de comunicación por cubrir una vez más una de nuestras acciones. Con paciencia, iremos dando cuenta de su cobertura a través de esta web. Y, por último, gracias a la excelente organización de la Coordinadora, los experimentados miembros de las familias montañeras, los aguerridos directivos del AMPA y nuestros queridos profesores. ¡Qué lección hemos impartido todos hoy!

Dentro de la caja iba una única alegación, un nuevo símbolo en nuestro camino de baldosas amarillas hacia un colegio todavía mejor; la primera de las miles que estamos recogiendo y que, antes del fin del plazo, si la Compañía no responde lo que todos deseamos oír, presentaremos. La manifestación de un colectivo que ha trascendido el entorno escolar y va a continuar trabajando, contra el tiempo y las dificultades, porque lo justo se imponga a lo fácil.

Porque, como ha escrito alguien en un comentario, un día más hemos estado unidos y de nuevo hemos sentido el apoyo de todas las personas que nos quieren y que quieren ABIERTO el colegio de LA ENSEÑANZA.

Hoy, además, hemos celebrado el día del LIBRO escribiendo un largo y bello poema sin palabras pero cargado de sentimiento. Los versos iban perfectamente encadenados. En la dedicatoria, como en la canción de Serrat: A QUIEN CORRESPONDA.

La Primavera avanza.

GRACIAS A TODOS

Y ahora, si quiere seguir la línea azul, pulsa en…

13 opiniones en “Totalmente encadenados”

  1. Una más:
    primero el silencio, la luz, la llama, la esperanza… (aquella noche en la que todos teníamos frío en el corazón)

    después la voz, la calle, la ciudad, la llamada… ( aquella noche en la que recuperamos la temperatura)

    más tarde la convivencia, la unidad, la familia, la fiesta…
    y ahora… ( aquel maravilloso día)

    …ahora la cadena, la protesta, el testigo, el ejemplo…

    Se dice que estamos en tiempo de espera. ¿De espera a qué?
    Ya lo tenemos aquí, ya está aquí, con nosotros. La sonrisa de muchos, el testimonio de casi todos, la ilusión de la mayoría…

    A partir de ahora, los hechos, las consecuencias, el compromiso… y por qué no decirlo, el recuerdo. Durante estos dos últimos meses he almacenado imágenes, palabras y vivencias que tardaré en olvidar.
    Y pocas, muy pocas, negativas.

    Gracias a todos, por ayer, por hoy, por lo que tenga que venir…

  2. Genial, genial y un monton de veces más.
    En una palabra, ¡IMPRESIONAAAAAANTE!
    ¡que gran lección!, ¡QUE GRAN FAMILIA!
    Esto demuestra como está la moral.
    Felicidades a todos. Seguimos ganando

  3. Ayer la Liga de Campeones no se jugaba sólo en Manchester, también en Santander. Y ganamos nosotros el partido de ida por goleada. Nos queda esperar el partido de vuelta pero el resultado tan favorable que obtuvimos ayer nos hace presagiar que pasaremos la eliminatoria y el colegio nuevo estará mucho más cerca

  4. «Los ideales que han iluminado mi camino, y una y otra vez me han infundido valor para enfrentarme a la vida con ánimo,han sido la bondad,la belleza y la verdad» Albert Einstein

    «El espectáculo de lo bello,en cualquier forma que se presente,levanta la mente a nobles aspiraciones» Bécquer

  5. Gracias a todos, los que estabáis y los que no podiáis estar, una vez más todos juntos hemos paseado con orgullo y alegría el nombre de nuestro colegio por la ciudad, y vamos a seguir así…Juntos todo es posible.

  6. Es cierto, la Primavera avanza a pasos agigantados. Nuestro colegio ha sacado un diez en la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía. ¡Cuánta gente…, cuánta fuerza…, cuánta Esperanza…! Es imposible que se apague la llama.
    GRACIAS a todos por estar, por unir las manos, por sostener y conducir la caja, por los aplausos fuerte,claros y rotundos, sois geniales.

  7. Ayer el aplauso sonó fuerte en el ayunta,el que todavía no se ha enterado de que nuestro colegio existe,ayer se enteró.Nuestro aplauso levantó el vuelo de las palomas,espero que ese mismo aplauso siga levantando el ánimo de todos,la ilusión de los niños,sus caras de alegría,esa caja que volaba de mano en mano para entrar en la famosa carpa y así demostrar una vez más que el colegio no se rinde,que el colegio seguirá luchando hasta el final,que hay esperanza,que el mes que viene,el mes de María se abrirán los plazos de matrícula,nuestro cole está vivo,sabe estar,sabe comportarse y desde luego pase lo que pase seguirá luchando.
    Una vez más,enhorabuna a todos y QUE NO SE APAGUE LA LLAMA.

  8. GRACIAS por una recompensa tan grande a este tiempo de esfuerzo y preocupación. GRACIAS por el lugar que me ha tocado vivir en este conflicto, porque aunque partía en el lado de los perdedores, de los abandonados, de los expulsados, el tiempo y los acontecimientos han hecho que me sienta orgulloso y satisfecho de estar en el lado de quienes sostienen la razón, la justicia y la humanidad. GRACIAS por ayudarme a crecer como persona, y por que nuestro grupo humano sea cada día más grande. GRACIAS a nuestros hijos y alumnos de «La Enseñanza» por exigir sin palabras que estemos a su lado defendiendo su territorio vital y por un comportamiento ejemplar que permite atisbar el futuro de una sociedad un poco mejor. GRACIAS a todo el personal del Colegio, docente y no docente, por su colaboración, su profesionalidad y por hacer que el centro continúe como si nada estuviera pasando. GRACIAS a «nuestras» monjitas del cole por darnos aliento cuando salimos de las reuniones y siento si esto les puede poner en un aprieto, pero ya no entiendo de aprietos y si de corazones unidos. GRACIAS a los medios de comunicación y ciudadanos de Santander por su apoyo, por estar a nuestro lado, y por hacernos sentir que en el fondo de todo ello hay un sentimiento de consideración hacia nuestro colegio. GRACIAS a quienes en la sombra mueven los hilos a su alcance para que el Colegio pueda seguir teniendo un futuro esperanzador. Probablemente nunca serán todos debidamente reconocidos, pero tendrán la íntima satisfacción de que sus ojos vean nuevas generaciones de niños formándose en valores cristianos.
    GRACIAS a TODOS y TODAS los que estáis, estamos, cada día al píe del cañón escribiendo páginas inolvidables en el devenir de nuestra ciudad y de nuestro colegio. Porque hemos sabido estar a la altura de las circunstancias, porque hemos tenido fe y nos hemos dado el aliento unos a otros para seguir adelante, y ahora caminamos con la cabeza erguida frente a quienes debieran sonrojarse por su mediocre actitud. Disfrutemos de momentos como el de ayer, conscientes de que nuestra tarea continúa, alegres frente a la preocupación por el problema que nos acosa, y con la firme determinación de alcanzar nuestro objetivo: SALVAR «LA ENSEÑANZA».

  9. Dificil de plasmar en unas líneas lo vivido y sentido en el día de ayer. Dificil de entender que una situación de incomprensión y desesperanza pueda provocar en todos nosotros actos cargados de humanidad y cariño que nos dan una gran fuerza y hacen que nos sintamos una gran familia. Cada eslabón de la cadena, cada sonrisa intercambiada y la fuerza que nos transmitimos día a día me hace pensar que tenemos la gran suerte de contar con un grupo de personas excepcional. Paradojas de la vida, muchas veces situaciones no deseadas , nos hacen vivir momentos imborrables. Gracias a todos.

  10. Me han enviado la web para que me entere de lo que pasa con “mi colegio” y he podido ver la unión que se ha creado entre todos, es algo magnífico. Todos los recuerdos que tengo de ese colegio son geniales, tanto por la gente como por lo que en él aprendí. …vamos que mucho de la persona que ahora soy es en parte gracias a esa etapa de mi vida.
    Por favor que no lo cierren.

    Y a los que lucháis para evitarlo, gracias por vuestro esfuerzo.

  11. Soy una antigua alumna que vive desde Suiza esta horrible noticia. No tenia tiempo, asi que un amigo publico mis palabras ayer. Pero como no voy a tener tiempo para solidarizarme con todos aquellos que estan poniendo sus mejores esfuerzos en evitar el cierre de NUESTRO COLEGIO ??? Soy Lucia Alonso del Rio, y fui alumna del colegio desde 1979 hasta 1989…..pero no solo fui alunma, todas nosotras (por entonces solo chicas) fuimos algo mas…todas formabamos un grupo humano que se apoyaba en las otras para reir, para aprender y para crecer…y crecimos mucho…tanto que ahora llevamos nuestros negocios, nuestras familias y somos las personas que somos gracias a ese colegio, a los profesores, a las monjas, a nuestras companeras….las recuerdo a todas…desde el principio….pilar, maribel, mari luz, feli, mariasun…(yo era de A)…y que me decis de esa competicion infernal entre A y B ??? entonces no lo sabiamos, pero nos ensenaron a ser competitivas yambiciosas a la vez que respetuosas y comprensivas con el otro. Ahora apreciamos valores como la amistad, la familia, la lealtad y el esfuerzo. Y ahora queremos que nuestros hijos tengan esa misma oportunidad, que no les cierren la puerta y que sean felices dentro de esos muros, tanto o mas como un dia lo fuimos nosotras. Chicas: Patricia Alonso, Esther Cagigal, Maria Cagigal, Laura Lezcano, Blanca Fdez, Maria Fdez, Laura Fuentes, Gema Fdez, Kechu, Rebeca Alonso, Beatriz Antolin, Elena, Isabel, Bea……CHICAS!!!! es nuestro colegio, y estoy seguro que el de muchos de vuestros hijos, como lo fue en su dia el de vuestros padres.
    PORQUE PERDER EL COLEGIO, SERIA PERDER ALGO DE NUESTRO PASADO, NUESTRA INFANCIA……
    GRACIAS A TODOS POR LUCHAR POR NUESTROS RECUERDOS.
    Lucia

  12. «Cómo nos ven desde fuera».

    Tenemos un amigo en Santander cuyas dos hijas no van a nuestro colegio, y sólo conocen éste por lo que en ocasiones, cuando nos juntamos nos escuchan hablar de él.

    Hoy hemos recibido una carta de este amigo (Jose Antonio), en la que refleja lo que el cree que es nuestro sentimiento como padres. Es un poquito larga, pero creemos que merece la pena:

    No figura entre los modelos pedagógicos establecidos ni será posible tampoco encontrar una definición puntual en los manuales, aunque seguramente por eso tiene tanto encanto, tanto atractivo, tanta capacidad para seducir a padres y alumnos. Pero se trata, simplemente, de un colagio familiar. Envuelto entre las callejuelas del centro de Santander, discreto, recogido, ha sido capaz de marcar sello indeleble a promociones de estudiante unidos por ese perfil singular de habler convertido la escuela, en hogar. De haber transformado un colegio, en una familia. Mucho más allá de cualquier criterio académico, padres y profesores llevaron a las aulas, año tras año, el pálpito que a diario compartían en sus casas.

    Así ha sido durante años el Colegio de La Enseñanza. Muros, piedras, edificios, a partir del impulso creativo de la Congregación de La Compañía de María, fueron el escenario de esta vivencia tan emocionalmente compartida. No se trataba simplemente de impartir asignaturas. Se enseñaba a vivir la mejor de las vidas, patria del alma, la vida familiar. Ningún estudiante podía echar de menos, al entrar en las aulas cada mañana, su entorno más directo y personal en su casa. Por el contrario, ampliaba horizantos con otros niños, otras familias, pero desde la percepción de seguir estando en su hogar. No creo que ningún padre haya cuantificado nunca la presencia de sus hijos en este colegio en términos de calificaciones. La mejor asignatura, el aprendizaje más importante nunca quedó reflejado en los guarismos de las notas. Lo importante, cada jornada, es que los niños, en el colegio, seguían estando en la familia.

    Nunca hubo alardes ni cohetes para proclamar este sentimiento de todos. Vivirlo era la mejor forma de celebrarlo. Disfrutar este espíritu era el mejor homenaje. Pero súbitamente, de improviso, el infortunio se cierne sobre las aulas. El colegio puede desaparecer bajo la piqueta. Pero, es que … no son sólo piedras, ni aulas, ni edificios; no es un puro encaje de colocar a unas decenas de niños y repartirlos en otros centros; es que este colegio trasciende de sus perfiles y se ha convertido, año tras año, en una experiencia singular, en un modelo de educación y de convivencia, en un logro común de padres, alumnos y profesores consolidado en el entorno de fraternidad que brindaba la Congregación de la Compañía de María.

    Si se trataba de ser pioneros y de buscar metas de vanguardia y de aventurarse en metodologías inéditas, tenemos que decir que, en su aparente secillez, el Colegio de la Enseñanza alcanzó las más altas cotas de personalidad, de revelación del ser humano, de búsqueta del propio yo en relación con los demás. Todos los que tenemos allí a nuestros hijos lo sentimos, por ello, como propio, como algo nuestro, como una prolongación de nuestras familias. No es una simple escuela, es parte de nuestros hogares. Nos resistimos a que algo tan querido y sentido desaparezca desmoronando, con sus piedras, nuestros mejores sueños.»

    Hasta aquí la carta. Resulta irónico, ¿No? que alguien que jamás ha pisado el patio del colegio sea capaz de intuir al detalle lo que somos y sentimos y que personas que llevan 400 años pisándolo diariamente, no sean capaces, siquiera, de sentirse parte de ello, evitando a cualquier precio la disgregación de «su familia». ¿Quien pierde más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.